Científicos advierten un gran impacto del control de la humedad en emisiones de gases de efecto invernadero






Por Germán Carías/GCIDA2022©️


Se espera que las emisiones de gases de efecto invernadero de los acondicionadores de aire aumenten a medida que el crecimiento económico impulse los esfuerzos para controlar tanto la temperatura como la humedad, según un análisis realizado por científicos del Laboratorio Nacional de Energía Renovable (NREL por sus siglas en inglés) y Xerox PARC. 


La investigación, que explora el impacto ambiental del control de la humedad, aparece en la revista Joule como "Impacto de la humedad en las emisiones de gases de efecto invernadero del aire acondicionado". 


Si bien la energía utilizada para alimentar los acondicionadores de aire tiene implicaciones claras en las emisiones de gases de efecto invernadero, el impacto de eliminar la humedad del aire ha escapado a un estudio en profundidad hasta ahora. Los investigadores demostraron que el control de la humedad es responsable de aproximadamente la mitad de las emisiones relacionadas con la energía, y la otra mitad se debe al control de la temperatura.


— Es un problema desafiante que la gente no ha resuelto desde que los acondicionadores de aire se convirtieron en algo común hace más de medio siglo,  dijo Jason Woods, ingeniero de investigación  del NREL y coautor del nuevo estudio. Otros coautores de NREL son Nelson James, Eric Kozubal y Eric Bonnema.


 Los colaboradores de Xerox PARC, una empresa de investigación y desarrollo que trabaja en formas de eliminar la humedad del aire de manera más eficiente, son Kristin Brief, Liz Voeller y Jessy Rivest. 


Los investigadores señalaron que la creciente necesidad de enfriar el aire es tanto una causa como un efecto del cambio climático. Incluso una pequeña cantidad de humedad en el aire puede hacer que las personas se sientan incómodas e incluso dañar los edificios en forma de moho y hongos. 


Además, el control de la humedad interior a través de tecnologías de aire acondicionado disponibles comercialmente impacta el medio ambiente de tres maneras: 1) Consumen una cantidad considerable de electricidad, 2) Utilizan y filtran refrigerantes a base de CFC con un potencial de calentamiento global que es 2000 veces más potente que el  dióxido de carbono, y 3) La fabricación y entrega de estos sistemas también liberan gases de efecto invernadero.


Los investigadores calcularon que el aire acondicionado es responsable del equivalente a 1.950 millones de toneladas de dióxido de carbono que se liberan anualmente, o el 3,94 % de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. De esa cifra, 531 millones de toneladas provienen de energía gastada para controlar la temperatura y 599 millones de toneladas de remoción de humedad.


 El resto de los 1.950 millones de toneladas de dióxido de carbono provienen de fugas de refrigerantes causantes del calentamiento global y de emisiones durante la fabricación y transporte de los equipos de aire acondicionado. El manejo de la humedad con acondicionadores de aire contribuye más al cambio climático que el control de la temperatura.


 Se espera que el problema empeore a medida que los consumidores en más países, particularmente en India, China e Indonesia, instalen rápidamente muchos más acondicionadores de aire.


Twitter: @germancarias

Instagram: @germancarias.hijo

Facebook Page: @germancariasnoticias

Comentarios