Alex Saab trabajó cómo informante de la DEA revelan documentos judiciales




Por Germán Carías/GCIDA2022©️


El empresario colombiano, Alex Saab, detenido en Miami acusado de pagar sobornos a funcionarios del gobierno venezolano, trabajó como informante confidencial para la Administración de Control de Drogas de Estados Unidos (DEA por sus siglas en inglés). Y entregó millones de sus ganancias a la DEA antes de no entregarse a las autoridades  en 2019, según un documento de la corte federal del miércoles sin sellar.


Alex Saab, de 49 años, cercano al presidente venezolano Nicolás Maduro, comenzó a comunicarse con agentes de la DEA y el FBI en Bogotá, Colombia, sobre su cooperación planificada en 2016. Con sus abogados, continuó esas conversaciones con agentes federales y fiscales hasta junio de 2018, cuando firmó un “acuerdo de fuente de cooperación” con la DEA, dice el documento judicial presentado por los fiscales. Durante casi un año, Saab informó haber pagado sobornos a funcionarios venezolanos para obtener alimentos, vivienda y otros contratos ilícitos por un total de cientos de millones de dólares con el gobierno. Saab se comunicó con los agentes especiales de la DEA "por teléfono, mensajes de texto y de voz", dice el documento, y "participó en una cooperación proactiva", lo que significa que grabó conversaciones con los co-conspiradores que son objeto de la investigación estadounidense. 


Saab también realizó cuatro transferencias electrónicas por un total de más de 12 millones de dólares de las ganancias de su contrato en Venezuela a una cuenta bancaria estadounidense controlada por la DEA como parte de su cooperación con la agencia, dice el documento. Pero cuando Saab no se entregó a la DEA el 30 de mayo de 2019, su acuerdo de cooperación como informante federal terminó. 


El documento de la fiscalía, fechado el 23 de febrero de 2021, había sido sellado a pedido de los fiscales de la Oficina del Fiscal de los Estados Unidos. Saab fue arrestado en 2020 para enfrentar una acusación de lavado de dinero en Miami. Mientras estuvo detenido allí, impugnó su acusación federal y su condición de fugitivo. 


El año pasado, el juez federal de distrito Robert Scola estuvo de acuerdo con los fiscales y negó que la impugnación de Saab fuera prematura. Pero el juez esperó hasta el miércoles para abrir el documento, diciendo que el interés público en el caso superaba el riesgo para la familia de Saab en Venezuela, a la que se le había dado tiempo y oportunidades para salir del país. 


“Aunque el imputado argumentó que su familia puede estar en peligro en Venezuela, estos asuntos están sellados desde hace casi un año y el imputado no puede alegar ningún esfuerzo que haya hecho la familia para salir de Venezuela e incluso no ha aceptado una oferta de la Fiscalía de Estados Unidos para ayudarlos a salir de Venezuela”, escribió Scola en su orden. 


Uno de los abogados de Saab emitió un comunicado en el que restó importancia a su papel como exinformante de la DEA, y señaló que el gobierno de Venezuela estaba al tanto de sus conversaciones con las autoridades estadounidenses y que la publicación del documento judicial sellado solo tenía la intención de dañar a la administración de Maduro y al acusado. 


El abogado, David Rivkin, dijo: “Saab desea aclarar que el único propósito de las reuniones con el Departamento de Justicia y los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley era confirmar que ni él ni ninguna empresa asociada con él había hecho nada malo”.




Twitter: @germancarias

Instagram: @germancarias.hijo

Facebook Page: @germancariasnoticias

Comentarios