Cómo se vino abajo una importante investigación sobre Trump



Por Germán Carías/GCIDA2022©️


En una tarde de finales de enero, dos fiscales de alto rango se presentaron ante el nuevo fiscal de distrito de Manhattan, con la esperanza de persuadirlo de acusar penalmente al ex presidente de los Estados Unidos. Los fiscales, Mark F. Pomerantz y Carey R. Dunne, detallaron su estrategia para demostrar que Donald J. Trump sabía que sus estados financieros anuales eran obras de ficción. 


Se estaba acabando el tiempo. La audiencia de las pruebas contra Trump por parte del gran jurado estaba programada para expirar en la primavera. Necesitaban que el fiscal de distrito, Alvin Bragg, decidiera si presentar cargos. Pero Bragg y sus asesores principales, enmascarados y reunidos alrededor de una mesa de conferencias en el octavo piso de la oficina del fiscal de distrito en el Bajo Manhattan, tenían serias dudas. 


Aporrearon a Pomerantz y Dunne sobre si podían demostrar que Trump tenía la intención de infringir la ley al inflar el valor de sus activos en las declaraciones anuales, un elemento necesario para probar el caso. El interrogatorio fue tan intenso que cuando terminó la reunión, el Sr. Dunne, exasperado, usó una expresión de abogado que normalmente se refiere al fuego del interrogatorio de un juez.


— Wow, este fue un banco realmente caliente, dijo Dunne, según personas con conocimiento de la reunión. Lo que escucho es que tienes grandes preocupaciones.


La reunión, el 24 de enero, inició una serie de eventos que detuvieron repentinamente la investigación de Trump y, a fines del mes pasado, provocaron la renuncia de Pomerantz y Dunne. También representó un cambio drástico: el predecesor de Bragg, Cyrus R. Vance Jr., había deliberado durante meses antes de decidir avanzar hacia una acusación contra Trump. 


El Sr. Bragg, menos de dos meses después de su mandato, revocó esa decisión. El Sr. Bragg ha sostenido que la investigación de tres años continúa. Pero la reversión, por ahora, ha eliminado una de las amenazas legales más graves que enfrenta el expresidente. 


Este relato del desmoronamiento de la investigación, extraído de entrevistas con más de una docena de personas conocedoras de los hechos por el New York Times, abre el telón de una de las decisiones procesales más importantes en la historia de los Estados Unidos. Si la oficina del fiscal de distrito hubiera obtenido una acusación formal, Trump habría sido el primer presidente actual o anterior en ser acusado penalmente. 


El Sr. Bragg no fue el único que cuestionó la solidez del caso, según muestran las entrevistas. A fines del año pasado, tres fiscales de carrera de la Fiscalía optaron por abandonar la investigación, incómodos con la velocidad a la que avanzaba y con lo que consideraban vacíos en las pruebas. La tensión se extendió a la nueva administración, y algunos fiscales de carrera expresaron sus preocupaciones directamente al equipo del nuevo fiscal de distrito.


Twitter: @germancarias

Instagram: @germancarias.hijo

Facebook Page: @germancariasnoticias

Comentarios